Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

jueves, 6 de marzo de 2014

Construcción, Destruccion

Tucumán y Deheza, alguien derrumbó parte del cementerio en el que fui enterrada hace casi 4 años, y construye ahora sobre él. Construyen sobre los escombros de algún amor, o de más de uno, sobre piedras de dolor, cómo quien no sabe que su casa está sobre un antiguo cementerio indio, y por las noches oye voces sin saber en realidad que son.
Tucumán y Deheza, alguien tapió las puertas de aquel lugar en el que mi vida frenó; nadie entra, nadie sale. Creí que ahora todo seria mejor, cómo cuando pusieron rejas en esa esquina de De La Serna y O'higgins en la que yo esperaba un colectivo hace unos 7 años, unas rejas que me libraron del peso de esa relación. Pero nada me asegura que esta vez sea igual. ¿Cómo saber si esto ayuda? Si todavía no puedo determinar si estoy en la vereda de enfrente tomando fotos de la construcción, o si veo los ladrilos desde adentro, apilandose sobre mí, cortandome la respiración, dejandome inmóvil, de nuevo enterrada en el antiguo cementerio indio