Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

domingo, 31 de agosto de 2014

Dificil

Odiaba que le vengan con eso de "Querer es poder" porque sabía que a veces no alcanza con el deseo, a veces hay condiciones mas allá de nosotros. Aún así usaba la frase más de una vez, cuando alguien le decía "No es que no quiera, no puedo porque...". La usaba a conveniencia, tratando de poner presión, pero era más que consciente de que a veces hay cosas que se nos escapan.
Esta vez está convencida de que él podría si quisiera. No le pide que viaje a Marte, ni que le regale un título de propiedad de un terreno en la luna. Sólo quiere que actúe en consecuencia de sus palabras, solo eso. ¿Todo eso?
Es sábado, o más bien son las 4 am del domingo,  está sola, con un vodka que al final parece ser su única compañía. Se equivocó otra vez. Leyó que los imperativos internos requieren de una rebelión mayor, y decidió ir contra ella misma, contra esa voz en off que le gritaba que intentase una vez más. ¿Y si esta vez no era uno de esos imperativos contra los cuales ha que revelarse? Se lo plantea y de nuevo piensa que no se puede dejar caer. Se equivocó otra vez, y se puso un escudo que no sabía usar, era mas pesado que cualquier escudo que haya usado antes, y tratando de maniobrarlo no sólo obtuvo protección, también disparó púas a su alrededor. Se dio cuenta tarde, sólo porque se lo hicieron saber. No quería lastimar, solamente quería evitar ser lastimada. Una voz que abandonó el barco hace tiempo le grita en canciones "No ha ventaja en saberse cubrir si nos golpeamos desde adentro". Es Toto Nievas, que entró en su vida hace cerca de 4 años mientras escuchaba la radio  la cortina del programa era de Adicta. Junto con Adicta entraron muchas mas voces a su vida, incluso se atreve a decir que entró ella misma. Cuenta como un nuevo nacimiento, lo calcula como una vida nueva. Todo lo que data de antes del 2010, es para ella parte de vidas pasadas.
No sabe lo que dice, se la ve tipeando sin cesar, sin pensar, sin borrar. Mira el celular cada minuto, esperando una respuesta que en el fondo siente que no va a llegar, pero no puede dejar de esperar. Quiere soltar el escudo, quemarlo  quemar todo lo que recuerda del último mes. Quiere tener un auto, subirse a él e ir en busca de ese que tanto la lastimó, al que ella lastimó recientemente de tanto miedo que tenia a cuestas.
Una voz en ingles acaba de decir que es necesario recuperar a quien queremos aunque eso implique dejar que gane. Quiere recuperarlo, pero no lo puede dejar ganar. No por orgullo, no por lo que vean los demás. No puede dejar que él gane porque ella está cansada de perder, porque cada vez que pierde se acuerda que apostó un pedazo de si misma. Es increíble cómo se puede apostar el corazón tantas veces, perderlo, y aun así seguir encontrándolo dentro de uno mismo.
Suena increíble, al parecer le comunican que lo lastimó, y en un segundo todos están de acuerdo, para todos el golpe fue bajo, duro, profundo. Preciso. No estaba en sus planes, pero lo lastimó y todos aquellos que hasta ayer estaban junto a ella le dicen que quizás esta vez se excedió. Todos aquellos que hasta ayer lo rechazaban  le decían que lo mejor era tenerlo fuera de su vida, hoy se compadecían de él y la culpaban un poco a ella.
Sé que soy difícil de llevar, lo sé porque cargo conmigo 24 horas, 7 días a la semana. Pero también se que es mas difícil hablar en tercera persona, y por sobre todo sé que no era mi intención herirlo. Al menos o así, no tan bajo, no tan profundo, no en la llaga. Lo quiero, y tal vez ahora, en igualdad de condiciones, en igualdad de errores, y de daños mutuos, pueda darle una oportunidad sin sentir culpas a futuro, o sin esperar que un amigo en común venga con carrera a patearme la nuca por equivocarme otra vez

lunes, 11 de agosto de 2014

Mierda

Si el aleatorio fuera menos idiota, si mi música fuera menos variada. Si el reproductor fuera más intuitivo y filtrara las canciones en base a mi reacción y a mi estado de ánimo. Si todo eso sucediera, podría estar escuchando canciones lo suficientemente tristes como para llorar todo de una vez.
En vez de eso, la reproducción aleatoria solo me facilita gratos recuerdos. Gente a kilómetros de distancia, del otro del charco, que no tocó mi corazón pero que no voy a poder olvidar, y que sé que me recuerda. "No sé por que no nos vimos nunca de día, tendríamos que hacerlo" Es una de las últimas frases que le escuche decir, poco tiempo antes que se embarcara a un futuro incierto, antes que su vida por facebook parezca genial, pero que los comentarios que lleguen sean sobre lo difícil que está su situación. Promesas de visita, muchos "Algún día"
Me mantengo ocupada, intento escribir.
Quiero seguir, pero esto es una mierda, me salen palabras de mierda, nada parecido a lo que quiero escribir. Seguramente sea por culpa de mis malas decisiones, seguramente sea por culpa de tato forro hijo de puta haciéndome mierda en dos segundos.
Mejor me voy, mi blog merece mejores palabras que estas. YO merezco mejores palabras que esas. Corrección, merezco mas que palabras