Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

jueves, 31 de julio de 2014

Y aunque alguien me advirtió...

Tenía de todo en la cabeza. Verbos, películas, momentos, humo. Recitales, humo, amores, bombas de humo. Había que explicarle siempre todo,  más de uno odiaba eso, encima siempre se adelantaba, sacaba conclusiones, quería adivinar, como si quisiera probarse un sexto sentido, uno que no tenía, pero deseaba tener.
Vino un recuerdo de golpe, como cuando estás por cruzar y te tocan bocina porque el semáforo no te favorecía. Se vio en un monoambiente sobre avenida de mayo, terminando de ver una de las últimas de Batman, él le explicaba que no era un nuevo Batman,que era como la aparición de Robin. Ella se excusó con u beso, y esa fue la ultima vez que estuvo con él. Pasó tanto tiempo que creyó que había borrado todo eso. A veces se ven y los chistes cómplices no se hacen rogar. Es entre divertido e incómodo.

Se preguntaba cosas sin sentido, cosas que en el fondo se había preguntado siempre, pero ahora se sentía mas cerca de entenderlas. Hay quienes dicen que para obtener resultados distintos, hay que actuar diferente. Ella prefería mantener su esencia, actuar igual hasta encontrar a alguien con quien eso le funcione. ¿Actuar distinto? ¿Dejar de ser ella? Eligió una vez más no cubrirse con ninguna máscara.
Dijo que si tenía que hacerse mierda contra una pared era su elección. Agradeció las advertencias, pero siguió adelante, como los caballos, enceguecida y a toda velocidad.
La pared estaba cerca.
Se acercaba cada vez más.
Corrió.
La pared estaba cerca.
Aceleró el paso.
La pared estab



                                   Chocó.

martes, 22 de julio de 2014

Miedo.

Sentir que ya estuvimos acá, sentir que es una zona conocida. Comenzamos a sospechar que anduvimos en círculos, que nunca avanzamos, que volvemos siempre a cero.Ya conozco este lugar, ya estuve acá, ya pasé por ese árbol 20 veces. Conozco este lugar, a estuve aca, en el miedo, siempre creyendo que los círculos se iban a terminar, siempre con una batalla interna, siempre con una parte de mi diciendo que de nuevo estamos caminando en círculos, y otra parte diciendo que esta vez no, que dejamos de caminar en círulos y que ahora si vamos a avanzar.
Ya esuve aca, en el miedo. Ya salí, ya volví a entrar, lo dejé ganar y le aposté otra vez. No estoy sola, el miedo me acompaña, corre en círculos conmigo, se adelanta unos pasos y se esconde tras algun arbusto para sorprenderme, y logra hacerlo, dejandome sin aliento, por adelantada. El miedo me acompaña, y me arruina, es como una droga, soy adicta a tener miedo, a paralizarme, a apurarme por temor, a fracasar por miedo a fracasar, a no apostar por miedo a perder, pero arriesgarlo todo en la ultima vuelta, cuando la derrota ya es sabida, dando manotazos de ahogado, intentando salvarme, por no querer hundirme una vez mas.