Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

domingo, 23 de marzo de 2014

Loud Like Love Tour. Una gira después del ayer.

Tanto orgullo, que quisiera llorar. Tantas palabras calladas, que  siento sobre mi pecho esos Trenes, camiones y tractores que una vez en el pasto y contra un árbol decían que yo siempre te iba a gustar.
Todo lo que se, o lo que considero, son palabras jamás dichas frente a frente. Nunca nos blanqueamos nada, ni vos, ni él, ni yo, y eso es lo peor, saber que no me hago cargo, y hacerme la desentendida de mi propia situación. No puedo obligarte a ser claro si no nace de vos, ni puedo obligarlo a él a admitir todo si no puede tomar la decisión. Pero puedo enfrentarme a mi misma y ser yo quien se haga cargo de las palabras que no decimos. Puedo decírtelas, puedo decirle a él que no. Puedo pedírtelo, puedo por un rato ponerme del lado que nunca estuve, que nunca me gustó ocupar. Puedo hacerlo y ponerle fin a 1/3 de la situación que actualmente no me deja dormir en paz. Puedo porque es una cuestión de capacidad, de coraje, de valentía. Puedo.
Pero no lo hago. Me quedo lamentando haber perdido con vos el orgullo en cuotas, y no haber apostado nunca bien, haber dejado partes de orgullo regadas por mil fechas diciendo nimiedades, y nunca haberlo abandonado del todo pudiendo ganar o empezar de cero con los bolsillos vacíos pero sabiendo que lo intenté, que de una vez abandoné todo el orgullo y te pedí que...

Un espejo de mi, pero sin vodka (y mas consciente), me pregunta si aún me siento igual que en la entrada que cuento que esta vida me parece un recital (Ésta), si todavía siento que estoy ahí adentro. Le dije que no, pero no porque haya mejorado. Le dije que siento que estoy en un recital de la misma banda, pero una gira después, un CD después, 30 recitales alrededor del mundo después. Otro CD, otras canciones, más o menos metáforas, menos poesía. Canciones con la misma esencia, madurada. Otro recital de a misma banda, un cd después, El mismo cantante, mil vidas después. Ella compara su historia con partidos de futbol, porque es algo que le gusta. Yo disfruto del rock, del ruido, de las baterías, el cuero, esa violencia poética que genera el rock, y por eso mi vida quizás nunca deje de ser un concierto de rock. Sólo espero que no sea ESTE concierto por siempre.

jueves, 6 de marzo de 2014

Construcción, Destruccion

Tucumán y Deheza, alguien derrumbó parte del cementerio en el que fui enterrada hace casi 4 años, y construye ahora sobre él. Construyen sobre los escombros de algún amor, o de más de uno, sobre piedras de dolor, cómo quien no sabe que su casa está sobre un antiguo cementerio indio, y por las noches oye voces sin saber en realidad que son.
Tucumán y Deheza, alguien tapió las puertas de aquel lugar en el que mi vida frenó; nadie entra, nadie sale. Creí que ahora todo seria mejor, cómo cuando pusieron rejas en esa esquina de De La Serna y O'higgins en la que yo esperaba un colectivo hace unos 7 años, unas rejas que me libraron del peso de esa relación. Pero nada me asegura que esta vez sea igual. ¿Cómo saber si esto ayuda? Si todavía no puedo determinar si estoy en la vereda de enfrente tomando fotos de la construcción, o si veo los ladrilos desde adentro, apilandose sobre mí, cortandome la respiración, dejandome inmóvil, de nuevo enterrada en el antiguo cementerio indio

domingo, 2 de marzo de 2014

Medio litro de Caiprinha encima, y "Descubriendo el país de Nunca Jamás" en TV

No se en que momento me volví tan fría, tengo una compañera que cuando llega te saluda con un beso en el cachete, pero de verdad te da un beso, no te pone el cachete sobre el tuyo. Me dan ganas de limpiarme la cara. Era así de chica, cuando los saludos me daban asco, y no compartía tenedores
, ni vaso NI PLATOS. Era lo que comúnmente se decía "asquerosa", que no tiene el mismo significado que le damos hoy.
No se en que etapa de mi vida estoy, ni en que etapa de mi vida debería estar, sólo sé que nada sé. dijo alguien una vez, y acá me ven, sabiendo lo mismo, o quizás menos aún. Siempre al revés, siempre a contramano, siempre siendo lo que no tengo que ser, a destiempo, tarde o muy temprano, descolocada. Siempre quiero poder ser yo, mostrarme como soy, y sin embargo ahora solo puedo ocultarme en mi antítesis. O quizás ambas conviven en mi, quizás soy demostrativa y también fría,  pero no me s ubicar, no se cuando acomodar cada versión de mi. Esto ebria y entonces SÉ que yo sé cuando acomodar cada versión de mi,pero algo impide hacerlo. Esta sería mi oportunidad para ser yo misma, mi versión demostrativa, sin embargo adopté mi otra forma, soy mi otra yo.
Quizás nunca nadie me complete nunca como me completaron Alejandro y Dario, quizás sea hora de completarme yo misma para avanzar. "Supongo que todo es culpa del cocodrilo con el reloj, el tiempo nos persigue para comernos, ¿No es verdad?'