Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

lunes, 1 de abril de 2013

Explosión de un domingo que parece uno de esos sábado que parecen domingos...

No quiero sentir que desperdicio mi vida en un concierto. Alguien acaba de decir que los últimos diez años de su vida fueron como estar en un concierto, en el que cada tanto alguien te convida algo y te lo tomas o te lo fumas. Entonces así pasas todo el concierto hasta que te das cuenta que la banda que fuiste a ver ni siquiera te gustaba, y que si al menos hubieras elegido estar en el concierto de una banda que te gustara, seria menos horrible.
Así me siento, llevo tres años en el concierto de una banda de mierda, no se ni el nombre porque suena tan horrible que ni me molesto en preguntar, y como sé que no me gusta, en vez de irme de ese concierto, lo dejo seguir, y me distraigo en otra cosa, dejo que el concierto siga conmigo ahí. Debería irme, salir, pero no, dejo que la banda siga tocando, sigo perdiendo el tiempo teniendo de fondo para mi vida una banda de sonido horripilante.
No se que carajo me pasa, llevo el ultimo mes llorando como idiota tres veces por semana, amargándome por lo que no me gusta de esta vida de mierda que estoy llevando, pero sin hacer nada por ir hacia lo que si quiero en mi vida, en cualquier aspecto.
Quisiera que esto terminara, que dejemos de hacer esto, de un modo u otro. Siento que me tengo que mover de acá  y salir del agujero en el que me quedé clavada hace tres años. Tengo que moverme y avanzar, con o sin él, lo tengo claro, pero también tengo claro que quiero irme de este concierto con él, y esa es la peor parte de esta historia.
Lo veo entre la gente, nos cruzamos de a ratos, pero hay tanta gente alrededor que siempre lo pierdo, nos perdemos, y no quiero esto por el resto de mi vida, no quiero que tres años se conviertan en 5 ni en 10, no quiero pasar tanto tiempo escuchando una banda de mierda. Quiero agarrarlo de la mano y salir de este puto recital en el que estoy, pero algo me grita que de este lugar me voy a ir sola, que solo me falta tomar la decisión...


 Dudo que me des otra oportunidad, lo hecho, hecho está; nada va a cambiar. Nada va a cambiar. Te escuché gritar, te escuché llorar, tantas madrugadas... No puedo más. Te pido un favor, desde donde estés no me dejes, no me sueltes, puedo enloquecer... ♫♪