Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

miércoles, 18 de abril de 2012

Llegó.

El momento llego, marcas violetas dan testimonio de lo ocurrido, pero mi cuello miente, dice mas que lo que ocurrió en verdad. La ansiedad que cargábamos en hombros desapareció, los abrazos a medias fueron reemplazados por abrazos de verdad, por besos.
Se que desde ahora todo va a ser mas complicado, se que  ahora va a ser mas difícil conformarse,  y que un simple saludo va a ahogar gritos desesperados, voces que reclaman algo mas parecido a lo que vivimos ayer. Ya me tocará volver y enfrentarte, volver y contener mis ganas de repetir alguna escena. Se me acerca el momento de mirarte a los ojos y tener que ocultar ante todos las ganas de no soltarnos mas. En el fondo lo voy a disfrutar, al mismo tiempo en que voy a morir de ganas de darte un beso mas, de abrazarte y no soltarte por horas, y finalmente sonreiré, sabiendo que era eso lo que esperaba de vos.
Todo sobre valorado, releo todo esto que escribí hace más de 24 horas y siento que le estoy poniendo perfume a un sweater viejo para tapar el olor a naftalina. Ciclotimia.