Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

domingo, 15 de abril de 2012

Ahora


Pienso en él (no debería), pienso en la escena de hoy, revivo  ese momento histérico en que tuve que contenerme.  Ruego que los planes funcionen, y nuevamente pienso en él. Pienso en la calma con la que voy tomando todo, y pienso en que mi forma de proceder solo puede hacerme ver como muy madura o dejarme parada en el medio del pasillo como una completa idiota. No se si es correcto ponerme a su altura, y tampoco se si es lo que estoy haciendo. No puedo negar que cuando recuerdo su edad me veo obligada a no ser la de siempre, y es probable que fracase por mis intentos de no ser yo.
Aún así, a pesar de todo eso, sigo con ganas de arriesgar. Siento que puedo arriesgarme una vez mas, después de todo el simple hecho de arriesgar algo nos acerca mas a la posibilidad de conseguir lo que queremos, aun si arriesgara en vano estaría mas cerca de ganar que aquellos que no juegan por miedo a perder.