Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

martes, 24 de enero de 2012

Clavo

Esperaba desde aquel 28/08/2010. Un año y 5 meses, tiempo que el viernes quiso reducirse a segundos. No sucedió, no se redujo y decidí empezar una espera nueva, desde cero. Esperé desde las 10 de la noche, desde que el colectivo se acercaba a la estación y lo vi parado con la moto esperando, esperándome a mi, para ver películas en su casa.
La idea de reducir todo a un segundo era la más tentadora, aunque no tanto como para dar el primer paso yo, para dar un salto que podía ser suicida. El casi año y medio se transformó en una espera que comenzó a las 10 de la noche y terminó a las 07:15 de la mañana, después de cenar, después de dos películas enteras, después del mate, después del Facebook, incluso tiempo después del desafío que planté cuando él dijo Me tentás

-A que?

-A darte un beso…

-Hacelo.

Eran seis y media de la mañana, lo que indica que no lo hizo, me tocó seguir esperando, mitad ansiosa, mitad ausente, con la idea de que al final eramos solo amigos.
Me alegra que toda la espera terminó al fin en un beso, el primero con él.

 Por vos me corto las uñas… 

(Hablamos del chico de ESTA entrada, en la que hago referencia a ESTA OTRA ya que ahí también hablo de él)