Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

domingo, 25 de noviembre de 2012

Todavía

Tanto pasó en estos dos meses sin escribir. Ese adiós del que hablé la última vez me duró solo 20 días (¿Solo? si casi fue un milagro sobrevivir a eso!), fui fuerte, lo llevé a cabo, pero el volvió a mi, me buscó y me dejé atrapar, si en el fondo lo extrañaba más que nunca, más de lo que debía, si en el fondo era un infierno saludarlo y fingir que era un simple mortal sin importancia, cuando en realidad moría por aunque sea una mirada cómplice, de esas que había siempre en cada saludo.
Volvimos a vernos, me confesó que esta vez si había terminado todo con ella, que no se sentía bien porque sabía que nunca le iba a dar lo que ella quería, que no estaba bien eso. Me lo decía mientras yo fumaba un cigarrillo y miraba la gente que caminaba frente a nosotros. Los miraba a ellos para no mirarlo a él, para no buscar en sus ojos algún brillo de sinceridad, para no buscarlo o para no sufrir en caso de que no estuviera allí. Después parece que volvió a ser todo como antes, o no, no se. Nunca se nada, soy un desastre, eso si que lo se, y no hago nada por remediarlo. Sigo viéndolo, seguimos viéndonos, seguimos haciendo las cosas como las hicimos siempre,aunque creo que ahora me gustan más pero demuestro menos.
Ya me dispersé, ya no se como explicar lo que nos pasa sin caer en lo de siempre, sin contar todo con palabras gastadas. Lo quiero, me quiere, lo veo dormir y no quiero romper con esa paz, pero si lo pienso hoy, que este texto quedó por la mitad, rompería con esa paz y con muchas más, del mismo modo que el irrumpe en la mia siempre

1 comentario:

Ne. dijo...

Apa la papa. ¿A ver, por dónde empezar?
¿ La dejó nomás? ¿ Es la misma persona que me habías contado, o no? Cómo cambia todo en un punto che, y también como la seguimos remando todos nosotros...

Que se sincere este muchacho, que se encausen los planetas...

¡Beso grande!