Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

miércoles, 18 de enero de 2012

Comparación completamente innecesaria...

Doy fe de haberme querido alejar, de haber querido sacarlo de mi, mas de una vez, de haber intentado sacar de mi todo lo que tenía que ver con él. Pero no pude y no creo que pueda. No digo que nunca lo dejé de amar, ni que lo amo ahora, digo que la huella que el dejó no va a irse más, digo que inevitablemente siempre volvemos a nosotros, aunque tan solo sea por un rato y aunque no sepamos durante cuanto tiempo más.
No es como con Sebastián, con el es otra cosa. Con Sebas es como si nos quedara un asunto pendiente, algo que nunca cerramos en cada una de las veces que volvimos a vernos. En cambio con vos... con vos no creo tener cuentas que saldar, creo que simplemente la carne es debil y la piel no es barrera y empuja, nos empuja. Con Sebastián creo necesario aclarar siempre todo, para que las cosas no creen una confusión, para evitar que se creen falsas expectativas; con vos no necesito explicaciones, no las quiero, no necesitamos aclararnos que lo que empieza hoy no existe mañana, pero si quizás otro día; no necesitamos decirnos que el hecho de vernos hoy no significa que nos vamos a empezar a ver, sino que nos veremos algún otro día, como nos suele pasar, o quizás no, porque nunca sabemos a donde nos va a llevar la vida, ni sabemos que brazos va a poner alrededor de nuestro cuello.
Con vos no tengo que fingir nada, con vos lo que pasa es solo para nosotros mientras que con sebastian es como pretender una relación de dos días, es como fingir que somos algo, fingirlo para los demás, pero también para nosotros, para engañarnos por ese rato. Con vos soy absolutamente yo, sin esconder nada, sin fingir, sin tener que analizar cada paso que voy a dar, porque ya me conoces de punta a punta, porque ya conoces mis errores. Con él tengo que cuidar aspectos, porque no los conoce, porque pueden jugarme en contra. Vos conociste lo bueno de mí y lo peor también, aunque a estas alturas y sin cargarle culpas a nadie, creo que mucho de lo malo que viste de mi, surgió en consecuencia de errores que tuviste vos, pero errores tenemos todos, yo también los tuve, en mayor medida.
Decís creer que solo yo puedo terminar con esto, y no te creo, no porque no quiera, sino porque veo esa capacidad más en vos que en mí, aunque quizás en mi jamas la busqué,  no me tomé el tiempo de planteármelo, mientras que en vos la encontré ese mismo día que me dejaste.  Aún así volvemos a nosotros, a nosotros pero no a lo que eramos, ese tipo de cosas nunca vuelven, las cosas entre nosotros nunca podrían ser como fueron, pero en el fondo esa es la idea, ¿no?
Una vez más siento que me quedan cosas por decir, pero si no lo hago esta vez, no es porque no quiera, sino porque realmente no las encuentro, no se que son; pero me alegro de haberme sacado todo esto de adentro alguna vez.
Y darío, si estas leyendo esto... Hola.

Sé que no enloqueceré otra vez por nadie.
Locuras como aquella, como aquel amor, solo pasan una vez.

No hay comentarios: