Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

lunes, 7 de noviembre de 2011

Después alguien dijo "No somos nada", sin embargo... ♫♪

El finde llegó a nosotros otra vez, y casi como una regla que tan solo tuvo su excepción el sábado pasado, nos mandamos mensajes de madrugada, y como agregado (para seguir la linea de los fines de semana anteriores) tuve que decir que no. No podía; y a su vez me enfermaba nuevamente esa espontaneidad ensayada y el hecho de haberme convertido en el recurso útil de las madrugadas aburridas o el fin de la noche.
La propuesta fue tan tentadora como la de cada finde, pero siempre a destiempo, siempre tarde, siempre al azar. Simplemente no podía irme de la casa de un amiga a las 3 de la mañana para ver a alguien que no es capaz de arreglar algo conmigo durante el día, no podía irme y volver a la mañana, ni tampoco quería, no estoy dispuesta a ser comodín de nadie, por mucho que esa persona me guste. Preferí pasar por histérica y quedarme pintándole las uñas a Belu en lugar de quedar como la mina fácil que va a estar cada madrugada que a el se le ocurra.
Esa vendría a ser la crónica del viernes, la del sábado es un poco más turbia, mejor la dejamos para la semana....