Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

sábado, 17 de septiembre de 2011

Take me out tonight, when there's music, and there's people... ♪

Volvimos a hablar cada día, a buscarnos, a reir por nada. Volvieron los audios que hoy decido no guardar. Volví a abrir su ventana con seguridad, para escribir dudando, borrar con ganas y cerrar con decepción. Volvió a leer mi mente, a saber todo al mismo tiempo que yo, como si viviera dentro de mi oreja y oyera mis pensamientos. Completa mis frases incluso antes de que yo llegue a iniciarlas, y dice cosas al mismo tiempo que yo logro pensarlas. A distancia y a la vez, nos reimos ambos diciendo "Gym? Que es un gym? Ahhh! un Gym!", ambos con la TV apagada, sin estar hablando el uno con el otro. Pero uno de nosotros tiene que ayudar a que lo notemos, y es él quien me deja ver que estaba pensando lo mismo que yo, como si en realidad el supiera que yo también me reía de eso, eso que sin saber porqué, recordamos los dos a la vez. Cierro su ventana tras el fracaso de no hablarle, y pasados dos minutos él esta saludándome a mi, teniendo algo que contar. Es tan perfecto que asusta.
Manejamos códigos que muchos no entenderían, que hacen que nos veamos como dos idiotas. Hablamos de cosas que probablemente no saben muchas mas personas, y logramos un punto de confianza digno de personas que se conocen hace años, pese a no ser asíVolvimos a sobrevolarnos como mosquitas, a desvelarnos porque sí, a lo mismo de siempre.
Quizás cuando le dije que me gustaba debería haber sido más sincera; no jugar con el tiempo, ni hablar en pasado, pero no pude, tampoco quise. Quizás es así como tiene que ser, quizás tanta complicidad no fue hecha pasa romperse intentando algo más que una amistad, en el fondo se que nos une algo fuerte, hace tiempo que lo se, quizás sea por eso que no me atrevo a ser 100% clara cuando busco más; quizás le tenga suficiente cariño como para aceptar que estas son las pautas, que ésto es lo que somos, otro par de buenos amigos,  o algo así .