Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

lunes, 29 de agosto de 2011

Borrador numero un millon

Dentro de mí, puede que no encuentres que te sirva, nada que te complazca, pero hay más de lo que puedas imaginar. Podría presentarme empezando por lo bueno, lo agradable, lo que cualquiera mostraría para gustar, pero elijo exponer mi lado oscuro, lo que la gente normal ocultaría. ¿Porque hablar de lo bueno que tengo para ofrecer, cuando puedo hablar de lo malo y dejar que descubras el resto por tus propios medios?
Dentro de mí esta la persona mas histérica que conozco, pero esta tan adentro que es dificil que la veas. Convivo en mi cuerpo con la persona mas desordenada (pero organizada) que hay. Soy quizás la persona más negativa o vueltera que conozcas, pero prefiero decirte que soy realista y que me gusta prevenirme de todo e intentar estar preparada para cualquier cosa, aunque entre lo malo de mí se encuentra el hecho de jamas poder cumplirme esto. Dentro mío esta una aspirante a psicóloga frustrada, una guitarrista que nunca aprendió a tocar, una cocinera que jamas sirvió un plato ni se preparó para hacerlo.
Llevo en mía una obsesiva, mucho menos que antes, mucho menos que ayer, más que mañana; aún cuando todavía revise seis veces si tengo el DNI cuando salgo (Lo reviso en casa, miro que sea el mío, lo reviso esperando el colectivo, lo reviso viajando, haciendo la fila miro si lo tengo, a punto de entrar -al igual que las veces anteriores- lo vuelvo a buscar, y vuelvo a fijarme que sea el  mío).
Guardo muy adentro un ser conflictivo, pero quizás no esté tan dentro de mí, lo supe cuando ví que no me cuesta mostrarlo. Estas leyendo el interior de una persona casi bipolar, alguien que cada tanto (como ahora) necesita subir el volumen de la música al máximo y cantar a los gritos, al mismo tiempo que suelta insultos entre medio de la canción. Soy en el fondo alguien llena de sueños reprimidos, sin cumplir. Nunca toqué la guitarra, nunca completé el curso de inglés y prefiero cada tanto ocultar en mi memoria lo aprendido, tan solo para no tener que pronunciar. Nunca me acerqué siquiera a mi propia idea de estudiar franceés, ni italiano, ni alemán, nunca me acerqué a nada de eso, porque (no tan en el fondo) soy una dejada, dejada por mí, antes que por todos. Desde lo más visceral soy una frustrada en mil cosas, como las que dije antes, psicología, guitarra, frances, cocina, más idiomas, o en cosas que no dije, como deportes que nunca aprendí, lugares que jamas visité. Soy una fotógrafa frustrada, un arquitecta que abandonó la carrera a sus 10 años, reduciendo sus títulos a planos hechos por diversión, una dentista que lo mas cerca que está de serlo es cuando se cepilla los dientes. Llevo en mí frutrado todo eso, incluso frustrada mi personalidad. Soy hasta una anorexica frutrada, de las que no fueron capaces de aguantarse el ayuno.
Festejando aniversario, aire y gestos de este año; pasaporte a la humildad. Inmaduro y aumentando, recorriendo el calendario, miles de hojas veo pasar. No se olviden de mi, no se dejen caer, no lo intentes comprender. El castillo en mi es de madera y papel, solo sabe retener... el instante en que te vi y nunca mas pude contener las ganas de mirar. Se que no lo olvidaré, se que no lo olvidarás. Cuando quieras mucho mas buscame en el ayer.
Foto del día que lo conocí, hace exactamente un año atras. No tengo foto con él ni de él de ese día, porque ese fue el día en que yo lo vi por primera vez y me encantó, pero no pude más que mirarlo, suponiendo que no lo vería nunca más, sin saber que ese día empezaba algo que arrastro hace un año, sin siquiera sospechar  como iba a tomar curso todo esto, convirtiendose en esa misma historia de la que decidí alejarme, al menos dando un paso corto al costado, cosa de la que no me arrepiento y en cierto modo me hace sentir bien. En fin, foto que le saqué a Rodro en Lemon.