Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

miércoles, 29 de junio de 2011

Yo ahora..

No te fabriques humo, no te fabriques humo, no te fabriques humo.
Listo. Fabriqué, compré, e incluso sin querer lo estoy vendiendo tambien.
Facebook que me muestra mas de lo que quiero ver, incluso mas de lo que es supuestamente posible; y mi manía de escribir acá que casi anula toda posibilidad de privacidad. El momio que la tiene a ella, pero aún así no me aleja de su vida, a la que pertenezco antes de que ellos se conozcan. Ese conocido sin pelos en la lengua al que ya le contaron mi primera buena impresión sobre él, y al que no me atrevo a decirle que lo que más le gusta es lo que más le juega en contra, anulando todas las posibilidades que tuvo de algo más.
Fantasmas del pasado golpeando mi puerta, yo dejandolos entrar. Mi cumpleaños a tan solo seis días de golpear mi alma otra vez. Nuevas caras a las que ya les asigné promesas, aún cuando no lo sepan, y mucho menos lo deseen. Caras que conozco y dan pie a conocerlas más. Predicciones que no fallan. Parejas que rompo con solo sentirlo. Fechas que danzan y se esconden, mentiras de gente que llena sus bolsillos. Más gente como yo cayendo en trampas de cartón. La suerte que dejo en los demás; parejas que empiezan detrás de mi como si mi estadía en un cuerpo sin alma fuera capaz de proveerlo de una, haciendolo mas atractivo a ojos de los demás, y quizás hasta mas bondadosos.
Conversaciones de trasnoche que nos acuestan casi con el sol. Alguien que en poco descubrio mi escencia y logró ver el alma escondida en la mirada enojada que muestra aquella foto que le gustó. Un desconocido a punto de volver a iniciar al proceso. Miedo. Precaución. Paso lento deseando ser firme.
Música que describe a la perfección todas las situaciones anteriores.