Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

viernes, 25 de marzo de 2011

Cuando estas mal...

Cuando estas mal no hay palabras que animen, no hay nada que te levante. Cuando estas mal es probable que quienes te rodean quieran verte bien, y hagan todo lo que ellos consideren pertinente por conseguirlo, es probable que recibas infinidad de consejos, de frases que, por mas que vienen con todas las buenas intenciones, no sirven de nada. Todo tu entorno, tus amigos, tus buenos comapñeros de trabajo/escuela/facultad/ lo que quieras, tu familia, y demás, van a intentar verte bien, y es totalmente entendible por mas que sientas que no tienen idea de lo que dicen, de lo que hacen, ni de cuanto duele.
Cuando estas mal las paredes se te acercan, el techo se te viene encima, reduciendo tu espacio, y con ello tus ganas de seguir adelante. Cuando estas mal interpretas las cosas de una manera que no es, cuando estas mal tomas decisiones que por lo general no son buenas para vos, elegis caminos que no siempre llevan a la paz. Cuando estas mal no entendes como es que todos te dicen que ya va a pasar, porque cuando estas mal, TU dolor es infinito, y es incluso mayor que cualquier dolor pasado que pudieras recordar. Cuando estas mal vas a encontrarte con la ayuda de personas que no esperabas, y vas encontrar cerrada la puerta de algunas personas que creias que siempre iban a estar. Cuando estas mal, en fin, seras escuchado, aconsejado, apoyado y a veces simplemente acompañado, pero aún así el que sufre debe ayudarse solo, el empujon necesario viene de adentro. El que sufre no puede mas que curarse a si mismo y encontrar en su interior el pulsador que le hara sentir un click. El que sufre debe ayudarse solo, curarse solo, salir adelante solo. Primero volver a nacer, y una vez logrado esto, puede (o no) buscar con quein compartir su nueva vida, su alegría. Una vez mas, el que sufre debe ayudarse solo.
Y aún despues de ayudarse, cuidarse, curarse, hay ciertas cosas que nunca se olvidan, que dejan una marca en nuestra vida, una cicatriz, para ser cautos, para aprender de ello y no volver a caer, para recordarnos que todo se supera, y para gritarnos que se puede, cuando sentimos que otra vez caemos. Y aunque ciertas cosas nunca se nos olviden, seguimos en carrera, seguimos intentando, seguimos adelante, seguimos...