Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Y así pasa un Sábado, Sábado... ♪

Pensé mucho como empezar esta entrada y solo se me ocurrió lo siguiente:
QQQQQUEEEEEEEEEE BUENA NOOOCHE!

Si bien me estoy refiriendo a la noche del Sábado, que fue una de esas noches dificilísimas de olvidar, me veo obligada (?) a decir que el viernes también salí, fuí a MICS, y me encontré con una amiga de la infancia que no veía hace años, una de esas personas que quedan en tu memoria aunque pase el tiempo; no solo porque mi primer beso haya sido con su hermano, sinó porque comparto con ella muchísimos recuerdos de veranos pasados.
Ahora si, sigo.  Sábado a la noche, GO!, casi mi segunda casa (?). Un rato antes de ir me habla un ex, "ex algo", "ex nada", lo que sea, para decirme que iba a GO! con un amigo y que esperaba verme porque iban listos para abrir muchas botellas.
Al poco tiempo de entrar comienza la diversión, al ver que (una vez más) estaba ahí la ex de mi ex, y un rato después lo veo a el con los chicos, y tras contarles que me acababa de cruzar a la señora cara de traste, seguí mi camino. Antes de las 2 de la mañana me llegó un mensaje de Santiago (Link) para avisarme que ya estaba, diciendo algo como "Estoy en la primer barra, apurate que ya descorché". Fui con Diana a saludar, y sorpresivamente nos dimos un abrazo como si en todo este tiempo nos hubiéramos extrañado, nada más lejos de la realidad. Nos quedamos ahí aprovechando el alcohol derrochado, y llegado un momento quedé sola con él, que ni lento ni perezoso, me dio un beso sin dar ningún tipo de vueltas. Después de eso fue como repetir la noche en que lo conocí, no nos despegamos casi en ningún momento.
Cuando fuí a acompañar a las chicas al baño, me quedé esperando en la puerta, y fue ahí cuando ocurrió la más gracioso de la noche... La ex de mi ex esperaba fuera del baño de hombres a un chico que hace no más de 3 meses había estado conmigo. En mi estado etílico no pude más que reirme sin disimulo, casi en su cara, y seguir mi camino. Tiempo despues me crucé a Dario y por como estaba yo, tenía todo el sentido del mundo contarle que parecía que ella me seguía los pases, es increible como todo parece tener mucho sentido cuando tenes burbujas en la cabeza.
La noche terminó, pero él seguía agarrado a mi. El alcohol también lo volvía sincero y le hacía creer que tenía sentido decir muchas cosas, que muy a su pesar puedo recordar, ya que para ese momento yo estaba bien. Dijo que cuando estabamos juntos estabamos bien, y que nuestro problema era que siempre cuando uno estaba disponible, el otro estaba con alguien, y viceversa, y que por eso nunca estabamos juntos. No me atreví a decirle que estaba equivocado, que no estabamos juntos porque en realidad ninguno de los dos quería, y que no estabamos hechos para estar juntos. Mientras él solo pensaba en tener sexo conmigo, yo solo pensaba en que jamas podría estar bien con alguien como él, que mientras me daba la mano para acompañarme a tomar el tren, tenía una novia que dormía "tranquila" creyendo que él estaba en otro lugar.
Tercer Domingo consecutivo en que mi conciencia me insulta por las cosas que hago cuando salgo...

1 comentario:

Giuli dijo...

Meeeeeeepa que para la joda sos igual que yo. Si nos llegaramos a juntar para salir algún día, seriamos dinamita jajajaj