Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

martes, 22 de febrero de 2011

Princesa Insana

Hace unos días, haciendo tiempo allá en Retiro (donde trabajo), para esperar con Gastón a Maxi (sí, al histerico Maxi) que salía una hora despues que nosotros, nos pusimos a mirar los puestos de diarios y revistas. Iba mirando libros y entre algunos títulos que llamaron mi atención encontre este que ven acá al costado. Lo ví y quise comprarlo, pero no lo hice, pensé si realmente quería gastar esa plata en un libro que no me iba a durar mas de una semana, ya que de seguro me atraparía suficiente. Días despues me lo compré. y -dicho y hecho- en menos de una semana lo termine, y de hecho me tarde mucho apropósito, porque quería hacerlo durar, así que solo lo leía en el colectivo y en el trabajo cuando no había gente. Sinceramente me llaman mucho la atención este tipo de libros, quizás no tanto la parte de los trastornos alimenticios, sino mas bien la de las dependencias emocionales y demás, es mas, si les prestara el libro lo verían lleno de cosas subrayadas y marcadas, cosas que sentí que podían ser dichas por mi misma, cosas que me identifican, cosas que hablan de mí. La verdad es que no quiero contar mucho del libro, porque realmente merece ser leido. Por el momento en internet no está, o eso parece, la verdad es que lo busqué poco antes de decidir comprarlo, pero si tienen la posibilidad de leerlo yo lo recomiendo (¿Quien soy yo para andar recomendando literatura?!)
Una vez empezado el libro, les aseguro que mis ganas de ir a terapia aparecieron nuevamente. No, no soy anorexica, ni bulimica, ni me corto, ni nada, pero recordé que en cierto modo tengo un pequeño grado de dependencia emocional, lo cual me gustaría cambiar ¿Me gustaría cambiarlo? No sé, pero el libro me recordó que me vengo bicicleteando a mi misma con la terapia desde hace muchisimo, y que todas las noches me digo "mañana averiguo lo de la psicologa", espero mañana hacerlo, aunque seguro que no, me voy a levantar tarde.
Entre otras cosas, los muchachitos desaparecieron en patota. Kevin sigue como siempre, no se si les conte que me invitó a la casa hace maso dos semanas, pero no fuí porque realmente se me complicaba. Ezequiel se borró totalmente, y eso que hasta le hable por msn, a lo que su respuesta fue "No tengo cred, por eso no te respondí gansa" AH! si, cuando dejas de ser "princesa, mi amor, mi reina" para ser Gansa, algo terminó, no hay dudas. Maxi colgó, pero colgó mal, hace dias que no nos mensajeamos, bah, nos hemos mandado uno o dos mensajes, pero  obviamente, yo inicie la conversación (y mientras escribia lo de Ezequiel, los parlantes empezaron a hacer ese ruido a señall de celular.... Me ilusioné, lo admito), y Darío, Darío nada, no debería ni nombrarlo en realidad me parece, así que mejor chicas me voy a dormir, la verdad es que estoy en poco productiva, no sirvo de mucho ultimamente, vivo con fiaca, pero mañana será otro día, y tengo franco, y me voy a starbucks y a comprar apuntes de la facultad  o.O

5 comentarios:

Lulu dijo...

es re abzurdah no?

Glori a . dijo...

leíste Abzurdah? es increíble.

Mascandochicles ❤ dijo...

LO TENGO QUE LEER :D
Nunca sufri de dependencia emocional hacia alguien para ser sincera.
pero creo que si me hubieran mandado al psicologo cuando era chiquita me abria ahorrado un monton de problemas xP

MaaR dijo...

uh, me encanto el tema! lo voy a leer :)

Pitufa dijo...

Me gusto, me llamo la atención la tapa y ademas lo que contaste.. A mi también mas que la anorexia, bulimia o automutilacion me interesan mucho los temas emocionales.. Lo que cuentan. Ejemplo Abzurdah o Filos.
Y yo te recomiendo, si es que ya no lo leíste Chubasco, de Cielo Latini.
Saludos!