Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Un cigarrillo, una canción, las fotos de un primer amor...

Aaaaam, tendría que estar intentando dormir, y sin embargo no tengo sueño. En menos de 4 horas me tengo que levantar para ir a anotarme en una "carrera" que no quiero hacer, pero que no me queda otra que anotarme en cualquier cosa porque en 2 meses se me vence el carnet de la obra social y como ya tengo 21 años no me la renuevan si no presento certificado de estudio, quizas me termine prendiendo y no la abandone, y quizas hasta me guste, pero no venía a hablar de eso, iba a hablar sobre mi hábito de fumar. No digo vicio porque no lo es, no necesito el cigarrillo, fumo porque me gusta, cuando tengo GANAS. No me desespero si no tengo cigarrillos, no araño las paredes si no puedo fumar, ni fumo cualquiera con tal de tener un pucho en la boca, solo fumo cuando tengo los cigarrillos que me gustan, y si tengo ganas de hacerlo. Son contadas las veces que siento que "Necesito" fumar, como ahora, que estoy por encerrarme en el baño de casa a fumar tranquila, mientras pienso en TODO mi día de mañana, que parece venir "movido". Nunca me encerré en el baño a fumar, siempre lo evité, porque me pareció que tenes que encerrarme ahí significaba que lo necesitaba con desesperación.
La historia es así: Comencé a fumar a los 17 años, cuando me cambié de escuela secundaria por haber repetido 2°. Siempre fume muy poco, en un principio podía tener un atado de 10 por dos meses, fue bajando, subiendo, cambiando. Hoy por hoy no tengo una cantidad promedio, a veces un atado de 20 me dura una semana, otras veces dos, o como ahora, que tengo este atado desde el 11/11, es decir hace 22 días. En el momento en que lo abrí me sacaron dos (no me jode, pero apunto a que -mucho o poco- eso cambia las cosas, son menos cigarrillos fumados por mí), ahora me quedan 2, que pretendo fumar uno ahora antes de dormir, y el otro quizas mañana cuando vaya al instituto, o quizás no.
Voy a responder lo que mas de uno se preguntó: NO, no saben en mi casa que fumo. No es que tenga miedo, ni que vayan a prohibirmelo, ni mucho menos (sería el colmo con 21 años, ¿no?), es algo mas simple (o mas complejo, depende como lo veas), es solo que no quiero fumar mas de lo que fumo, y sé que si lo supieran en casa fumaria mas, porque no tendría que decirme a mi misma "No Ludmila, ahora no se puede", y no quiero eso, quiero seguir prohibiendomelo algunas veces, no quiero comenzar a gastar más en cigarrillos de lo que ya gasto, que si bien no es "mucho", suma cuando se trata de alguien que no trabaja. Así que es por eso que acá, en estos cuatro años, no dije que fumaba, y aunque a veces me dan ganas de decirlo, lo evito, prefiero que siga siendo secreto, o "casi" secreto, porque en realidad mi tía que vive acá lo sabe, y arriba de mi casa viven mis tios y mi prima que también lo saben, así que es algo como "lo saben todos menos mi abuela y mi mamá", y por el momento quiero que siga siendo así.
Ahora los dejo. Me voy a fumar el cigarrillo que me vengo prometiendo hace rato, que ahora ya no siento que necesito, pero que ya me tentó y como me lo prometí me lo cumplo.


Virginia Slims ~ Superslims,
los que fumaba hasta hace un mes,
tarde o temprano volveran.

Lucky Strike edición limitada: Convertibles
Los que fumo ahora, no se por cuanto,
ojalá no los dejen de vender.

Y cuando regresa el día...

...
Y cuando te vas, dejás algo en mí,
tu perfume fatal, tu fragancia mortal.
Nadie pertenece a nadie, todo lo que vemos es irreal,
como agua entre los dedos se nos escurre la vida.
Pero sé lo que siento, quiero que estes conmigo ahora,
no puedo ser tu dueña, solo quiero tenerte cerca.
Somos libres como el viento, y sería peligroso atraparte
...
Por favor no te vayas, todavía no aprendo a soltarte.
Sé que no puedo ser tu dueña...
Pero quiero tenerte...
Somos libres como el viento, y sería peligroso atraparte...
para siempre