Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

sábado, 23 de octubre de 2010

Mira vos...

Ahora resulta qe no podias ir al Pijama Party, pero tuviste tiempo para ir a Drop's. ¡ Bien !
Con "amigas" así...

Quiero

Tengo ganas de hacer algo con mi vida, pero nunca termino de decidirme. Es como si no supiera totalmente lo que quiero hacer. Sé que quiero un trabajo, aunque sea de medio tiempo, quiero una nueva rutina; basta de esta rutina horrible de acostarme cuando todos se levantan, y levantarme cuando todos piensan que van a cocinar para la cena. Detesto esta vida que estoy llevando.
  Tuve una entrevista antes de ayer, para una juguetería, me entusiasmé, me gustó mucho la idea, pero bueno, todavía no me llamaron (Supe que no van a hacerlo, en el mismo momento en que esperaba para la entrevista, digan que no me tengo fé, porque es la verdad).
  En el camino se me presentó un dilema (?. Iba en el 100 (el colectivo que todos amamos (?), que desde la esquina de mi casa me deja ne el Obelisco, en Constitución, en Retiro, y así en mil lugares más.) y a menos de la mitad de camino subio un chico rubio, no era particularmente lindo, pero me llamó la atención que habiendo uno o dos asientos libres, se quedara parado, leyendo su libro. Al rato, un chico un poco menos rubio, pero muy lindo, atravesó el colectivo, dispuesto a bajar, pero tardó un rato en hacerlo, supongo que se levantó algo antes. Yo viajaba dándole la espalda al chofer, y al mismo tiempo que veía al chico lindo "acercandosé a mi" (Ojalá!), notaba que el chico del libro leía a Nietszche, y ahí se me complicaba todo, no sabía si mirar al chico lindo hasta que se baje (no sé porque hago esas cosas, de todas formas iba a bajarse y no sabría de el nunca mas), o mirar el libro del otro chico, para saber cual era. Y así estuve un rato, cambiando el rumbo de mi mirada como si siguiera una pelotita en un artido de tennis. ¿Que pasó? El chico lindo bajó sin que lo hubiera mirado suficiente, y el chico rubio movía su libro todo el tiempo, teniendolo cerrado, y siempre tapando el nombre.
Resultado: "Me quedé sin el pan y sin la torta".
¿Porqué terminpe hablando de esto? No se...