Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

jueves, 4 de noviembre de 2010

El trago me cae bien, y empiezo a fantasear...

Desde el sábado en Lemon que me resuena una frasecita en la cabeza:
"Estoy viviendo una vida prestada, devuelvanme mi vida, esta no me gusta".
En un momento en que yo buscaba desesperadamente con la mirada, como si tuviera 6 años y hubiera perdido a mi mama en el shopping, lo encontré y mantuve mi mirada en el, creo que el hizo lo mismo, al menos desde lejos parecía que así era, nunca lo sabré. Mientras intentaba simular que estaba en otra hablando con Cindy, Santiago entra en escena abrazandome por atras...
Giré mi cabeza unos centimetros, tranformando mi cara con un gesto de "Y a vos quien te dio confianza" (Si tengo ganas cuento lo de Santiago hoy a la noche), y seguí hablando con Cin. Para este punto, ya ÉL se había alejado de donde yo podía verlo, y Santiago seguía agarrado a mi como si yo fuera una pertenencia. Creo que así transcurrió la mayoría de la noche, un disgusto total, es realmente horrible notar como tus ojos bailan desesperados por todo el lugar, y dos brazos te tienen encadena a un cuerpo que no es el que esperas.
Creo que en toda la noche no me vio en situaciones que no deseo que me haya visto, de haber sido así, agradezco. Yo sí lo vi a el, y en esos momentos me alejé de Santiago casi por instinto, no quería estar ahí, si por mi hubiera sido, me hubiera ido con el, ante los ojos de Santiago y de todos, porque él era mi recta final esa noche, esa noche y aún mas. No quería estar con esa persona que me abrazaba y me besaba como si nos pertenecieramos desde siempre, quería irme con ÉL, con ese al que al alcohol le había hecho decir "Que no se terminen nunca los besos", pero aparentemente no era posible, yo sentía que él no quería y a su vez no quería ir a comprobarlo, no sé a que le temía, creo que no estaba preparada para ser rechazada por esa persona que ahora también visita mi almohada algunas noches, no estaba lista para saber que terminó lo que aún no ha comenzado.
Me despedí de Santiago, dispuesta a encontrarlo a ÉL en mi camino a la salida, y mas dispuesta aún a detenerme un rato. Sí, lo encontré, no me detuve tanto como quise, pero al menos cumplí con lo que mi mente gritaba, lo abracé, lo abracé de manera extraña, lo abracé como se abraza a alguien que esta mal, lo abracé como se abraza a una persona que esta perdonandote una herida de esas que duran en el tiempo, lo abracé como si nos conocieramos de siempre, y despues de pocas palabras (Muy pocas para mi gusto, y con muy poco sentido), emprendí mi salida, no sin antes saludarlo, no se quien saludó a quien, seguramente fuí yo, inconscientemente, la que hizo que sus labios y los mios se  unieran solo por un instante, no se si importa mucho quien fue, quizas sí, pero lo que estoy segura que importa es que no quiero dejar que esa sea la ultima vez que mis labios y los de él se junten.
La frase se me repetía todo el tiempo, mas que nada en los momentos en que intentaba no ser vista en una situacion por la cual nisiquiera quería pasar. Esta no es la vida que quiero, no es la vida que disfruto. Siempre preferí vivir mas tranquila, con solo una persona al lado, sin tener que pasar por algo como lo del sábado, devuelvanme la vida que tenía, esta estuvo buena, pero ya está...
YA FUÉ

3 comentarios:

Mily (: dijo...

Gracias :) IGual no hay mucho para leer porqe lo empece hace poqito :_ Bueno enrrealidad hace rato pero un dia me pinto la locura y borre todo jaja :P Un beso!

AGU dijo...

Viste, es horribleeee :(
Yo trato de no ser taaan demostrativa, pero me cuesta un huevo, no va conmigo, los sentimientos me salen pareciera que sin necesidad de que los quiera decir, y a veces no está tan bueno, pero en fin!
Te mando un beeeeso enorme y gratchie por tus consejitos (L)

- Rainbow dijo...

Oh dios, lo que daría yo por poder abrazar (mínimo) a mi 'él'.
El comienzo de la historia me hizo acordar a cuando me perdí en walmart. Sí, me perdí en walmart. Y me llamaron por los altavoces (iupi!), y yo estaba mirando estrellitas fosforescentes.