Pasean cada tanto por mi Planeta Infierno:

domingo, 19 de septiembre de 2010

Nuestra sociedad no ayuda mucho...

Sentimos que aquella noche fue la primera, nuestras lenguas estaban llenas de palabras de enamorar...
Lloramos con los colores de la tristeza, funeral para las promesas, el momento de despertar...

Sigo dibujando estrellas en la soledad, que desaparecerán al amanecer.
Sigo dibujando luces en la oscuridad; ilusiones que se van para no volver...


Esto me hace acordar a ese ratito que vivi el otro día, cuando fui a ver a (...).
A veces las promesas no se hacen con palabras, sino con acciones, y otras tantas veces las promesas en realidad no existen, pero nos gusta creer que sí, nos hace bien, nos tranquiliza.
Esas promesas que no se si me inventé para escapar a otra realidad, o si realmente se dieron a entender con hechos, murieron minutos despues, cuando los dos caimos en nuestras realidades, y recordamos que nos unía otra cosa, y el dolor volvió a apoderarse de nosotros. Ahí recordé que no tengo que inventarme promesas, ni creer en las promesas demasiado rápido.
Igual te quiero y sigo estando, porque no me olvido que es lo que nos une :)

1 comentario:

AGU dijo...

Lindo título de entrada (L)
Un besito enorme para vooooos :))))